El magisterio del 15M busca alumnos - Jaume Funes Artiaga
Les idees neixen de compartir. Aquest és el lloc web que recull tota la literatura i articles del psicòleg, educador i periodista Jaume Funes
educació, adolescents, drogues, consum, addicció, pantalles, psicologia, educación, adolescencia, drogas, pantallas, consumo, adicción
42
post-template-default,single,single-post,postid-42,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El magisterio del 15M busca alumnos

El magisterio del 15M busca alumnos

Periodistas, amigos y no tanto, siguen preguntando sobre el movimiento indignado. Primero eran interrogantes antes de las elecciones, después sobre el futuro incierto de toda la movida. Hoy sobre las violencias y el derecho o no a impedir que se reúna el Parlamento de Catalunya para hablar de los presupuestos. Desde los primeros apuntes, aquí y en otros textos, sobre las razones de la revolución no he querido escribir más ni para interpretar ni para hacer pronósticos de un movimiento que, si algo es, es movimiento, colectivo y relacional. Simplemente, no sé qué pasara y no quiero confundir mis elucubraciones y deseos con la realidad.

Hoy lo hago porque me gustaría destacar y compartir que el movimiento indignado está facilitando continuamente diversas lecciones que no parecen encontrar discípulos dispuestos a aprenderlas. Hasta llegar a las elecciones todo eran discursos benévolos (diversos y diferentes) de la clase política. Después, el silencio o la acción policial escasamente inteligente. Pero, hoy, chocan directamente con el parlamento y ya la tenemos liada de nuevo. ¿Esperan que no se radicalicen cuando no parece que hayan cambiado en nada, cuando toda la dinámica parlamentaria es la misma de siempre?

Aún a riesgo de convertir este post en un largo artículo he de hacer dos avisos previos: 1) la violencia no se justifica nunca; 2) existe la desobediencia civil, es decir, el derecho a delinquir y desobedecer leyes consideradas injustas. El primero, significa una renuncia colectiva a utilizarla para defender una idea, un derecho, una causa. Renuncia que lleva aparejada que el poder se mueva sin que sea necesario usarla. Pasar de las preguntas indignadas significa deslegitimar el diálogo y legitimar la fuerza. La segunda, significa aceptar que las reglas también pueden ser discutidas y que haya quien se arriesgue a ser delincuente para hacer ver la injusticia o la incoherencia que esconden. Intentar bloquear un parlamento (no impedirlo por la fuerza de las armas) no es bloquear la democracia, es recordarle que debe afinar su democracia más allá de la dinámica electoral.

Expresados los prolegómenos, sobre lo que realmente quería escribir es sobre algunas de las lecciones de la dinámica contestataria que vivimos y que esperan alguna consideración de los grupos políticos. Hoy me centraré en dos grupos: las que tiene que ver con la democracia y las que tienen que ver con la política.

  1. Creo que nos están recordando que la democracia tiene que ser realmente representativa. Si no es cada persona un voto, al menos que se acerque algo. Si no es la representación directa de un grupo de ciudadanos y ciudadanas, al menos que no sea la decantación de los poderes de un partido.
  2. También nos vienen a explicar que nuestros representantes han de hacer coincidir sus prácticas con sus discursos. Que la política, como la condición adulta, no puede consistir en pensar “a”, decir “b” y hacer “c”. Que la hipocresía y la incoherencia han de ser algo menores.
  3. Igualmente, parece que quieren enseñarnos que participar no es sólo votar, que la opinión ciudadana también puede expresarse de otra manera, que un voto no es un cheque en blanco, que la sociedad va cambiando, que cuando hay nuevas realidades se debe descubrir que siente y vive la mayoría.
  4. Hacer política no es gestionar el poder. Es explicar la realidad colectiva, es hacer pedagogía de la complejidad, es intentar que las personas se impliquen en las decisiones.
  5. De la indignación colectiva no parecen haber aprendido ni la asignatura de lenguaje. El discurso político sigue siendo como los sermones de las iglesias: ideas y palabras de tribu, que nada tienen que con las descripciones de la realidad que hacen las personas normales que no pertenecen a ella.
  6. En democracia todas las políticas han de ser posibles. Pero todas deben respetar un nivel de injusticia. Aunque existan mayorías parlamentarias no se puede hace pagar la dureza de la vida sólo a unos pocos y siempre a los mismos.
No Comments
  • david
    Posted at 19:53h, 15 juny Respon

    genial!! has posat paraules als meus sentiments…

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies