Vender vidas adolescentes para contentar votantes adultos - Jaume Funes Artiaga
Les idees neixen de compartir. Aquest és el lloc web que recull tota la literatura i articles del psicòleg, educador i periodista Jaume Funes
educació, adolescents, drogues, consum, addicció, pantalles, psicologia, educación, adolescencia, drogas, pantallas, consumo, adicción
346
post-template-default,single,single-post,postid-346,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Vender vidas adolescentes para contentar votantes adultos

Vender vidas adolescentes para contentar votantes adultos

El pasado 17 de abril, el “Coleixo de educadoras e educadores socials de Galizia” organizaba una jornada de debate sobre las modificaciones de la Ley de protección jurídica del menor (Encontro de Infancia e Educación Social: Implicacións no traballo cotián dos cambios lexislativos). Una de ellas afecta a las nuevas formas de internamiento cerrado para los adolescentes que ni delinquen ni tienen problemas de salud mental. A partir de sus reflexiones escribí este breve artículo (ARA. Criaturas 25.04.15) que ahora comparto traducido del catalán.

Al final de legislatura se aprueban bastantes normas escoba. Leyes innecesarias de mucho valor electoralmente simbólico. Además, son de complicado debate para una oposición que ya dedica su tiempo a tratar de conquistar el poder. Casi siempre afectan a personas sin posibilidad de protesta social o electoral. Lo acabamos de ver con las adolescentes y su derecho (acompañado) a decidir libremente sobre su maternidad. Pagan la prenda del juego político para que los ciudadanos adultos voten conservadoramente.

Sin embargo, otras normas similares a punto de aprobarse quedan mucho más escondidas. Sin mucho ruido (tanto sólo un pequeño debate sobre la competencia la tienen la Comunidades Autónomas) se discuten estos días en el Congreso dos leyes que modifican el sistema de protección de menores. Una de ellas vuelve a vender vidas adolescentes para contentar votantes adultos. Se trata de una ley, orgánica, destinada a crear y regular “Centros (cerrados) para menores con problemas de conducta”. Simbólicamente, el mensaje está claro: estén tranquilos, ahora ya podremos cerrar los adolescentes que no se traigan bien.

Resulta que un adolescente no puede ser privado de libertad si no ha cometido un delito significativo y si todavía no tiene 14 años. También está claro que el sistema de salud mental no acaba de saber qué hacer con los adolescentes y no tiene recursos adecuados para gestionar sus malestares, sus conductas complicadas. Desde el sistema de protección no se quiere aceptar que un menor no puede ser protegido a cualquier precio y sin ganarse su implicación. Además, muchos de los adolescentes protegidos son espacialmente difíciles porque necesitan pasar cuentas de vidas infantiles de abandono y maltrato. Pero, con independencia de pensar qué hacer, molestan y hay que encerrarlos.

La complejidad es alta. Aun así, los profesionales que hemos dedicado la vida a trabajar con adolescentes que sufren y hacen sufrir, que venimos de historias de destrucción como la de la heroína, sabemos que en la inmensa mayoría de situaciones no tiene ningún sentido encerrarlos. Sabemos que se trata de tener espacios residenciales abiertos con una alta capacidad de influencia educativa y terapéutica. Garantizar el acompañamiento permanente e intensivo en su propio medio. Y, además, construir una permanente dosis de paciencia social (de apoyo familiar y comunitario) para conseguir que, después de unos años, lleguen a formar parte de la comunidad.

! Estimados lectores, no voten a quienes vende el espejismo de su tranquilidad a cambio de vidas adolescentes!

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies